Ejecución de un geotubo

  • por

Ya tenemos ejecutados 8 de los 14 geotubos previstos. Durante esta semana, y pese a dos días de mal tiempo, hemos ejecutado 4 geotubos, gracias a la implantación del nuevo sistema de bombeo de arena, con un rendimiento medio superior a 30 m³/hr.

Dado que se trata de geotubos de 30 metros de longitud, con una altura final de 2.3 m y una anchura de 5,4 m (11 m²/ml), para el llenado completo de cada elemento es necesario un volumen aproximado de 330 m³. La arena suministrada para el bombeo tiene un esponjamiento del 22% (calculado in situ), por lo que el volumen de arena necesaria para cada elemento es de 400 m³.

La ejecución de geotubo se inicia el día anterior, con el replanteo de la zona de trabajo, y la colocación de 6 puntos de anclaje y las líneas de anclajes. Los puntos de anclaje están formados por tubos metálicos de 2 metros de longitud de ø110 mm, que se clavan en el terreno mediante inyección de aire (jet). Estos puntos de anclaje se sitúan a cada lado del geotubo, separados 50 cm respecto a la ubicación de la manta antisocavación, colocando tres en cada costado.

La línea de anclaje está formada por cables de acero tensados con un tráctel de 800 kg.

Una vez colocado el sistema de anclaje, se procede a la colocación del faldón antisocavación. Este faldón se lleva enrollado (y con las bocas del tubo metálico tapadas para que flote) y se sumerge hasta el fondo (densidad>1). Una vez sumergido, se amarra el extremo a los anclajes de pilotes, y se comienza a desenrollar. A medida que se desenrolla, se va amarrando con cabos las asas al cable de anclaje. Esta operación se realiza en paralelo en los dos costados, de forma que el faldón antisocavación queda sujeto, en el fondo.

Una vez colocado, se procede a la colocación del geotubo. Este se transporta enrollado hasta la zona de trabajo. El geotubo tiene densidad<1, por lo que flota. Así pues, se desenrolla el primer tramo y se ancha de forma similar al cable de anclaje. Las asas inferiores del geotubo se amarran tensas a los cables de anclaje (en paralelo por ambos costados), mientras que las asas superiores se amarran sin tensión, y colocando un flotador para que quede levantado.

A medida que se va amarrando se va desenrollando el geotubo que permanece en la superficie, y que se va amarrando al fondo paulatinamente.

Una vez el geotubo está totalmente amarrado, se inicia el bombeo de arena. Para ello, se coloca la tubería en el primer umbilical (ø300mm). Esta tubería (flexible), se direcciona hacia el extremo del geotubo y centrada longitudinalmente. La dirección de esta tubería, condiciona la zona de llenado, y por tanto, una desviación en la misma pudiera ocasionar giros en el geotubo.

A medida que se va bombeando arena, se va depositando en el extremo del geotubo, y va avanzado a lo largo del mismo. Una vez la parte inicial tiene un 50% de la altura, se pasa el tubo de bombeo al segundo umbilical, y así sucesivamente durante los 4 umbilicales, hasta llegar al último. El bombeo en el último umbilical (extremo) se realiza en sentido contrario (hacia el extremo) hasta el completo llenado de toda la sección, volviendo en sentido contrario, completando el 100% del geotubo.

Los puntos críticos de la ejecución del geotubo es la colocación del faldón antisocavación y del geotubo. Dado el tamaño de los elementos, hasta que no tienen una carga de arena suficiente, son elementos muy expuestos a la situación del mar, sin que se puedan dominar en caso de mar de fondo. Las asas están diseñadas para romperse antes que las costuras, por lo que en caso de mar de fondo, se romperán, quedando el geotubo sin amarrar.

Por tanto, esta ejecución se ha de realizar en condiciones de mar en calma, que asegure la colocación de los elementos (2 horas), así como el bombeo de un mínimo de 30-40 m³ (1 hora).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *